Día Mundial de la lucha contra el SIDA

01.12.2023

Datos y cifras

  • El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que sigue siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, se ha cobrado 40,4 (de 32,9 a 51,3) millones de vidas. Su transmisión persiste en todos los países, y en algunos de ellos las nuevas infecciones están aumentando, cuando antes estaban en descenso.
  • Se calcula que a finales de 2022 había 39,0 (de 33,1 a 45,7) millones de personas que vivían con el VIH, dos tercios de ellas (25,6 millones) en la Región de África de la OMS.
  • En 2022 fallecieron 630,000 (de 480,000 a 880,000) personas por causas relacionadas con el VIH y 1,3 (de 1,0 a 1,7) millones contrajeron el virus.
  • No hay cura para la infección por el VIH. Con todo, habida cuenta del acceso a la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención eficaces del VIH y de las infecciones oportunistas, la infección por el VIH se ha convertido en un problema de salud crónico tratable que permite que las personas que han contraído el virus puedan vivir muchos años con buena salud.
  • La OMS, el Fondo Mundial y ONUSIDA cuentan con estrategias mundiales contra el VIH que están en consonancia con la meta 3.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible consistente en poner fin a la epidemia de VIH para 2030.
  • Si tomamos al conjunto de las personas que viven con el VIH, el 86% [73-98%] conocía su condición, el 76% [65-89%] estaba recibiendo tratamiento antirretrovírico y el 71% [60-83%] había logrado suprimir la carga vírica.

Signos y síntomas

Los síntomas de la infección por el VIH difieren según el estadio en que se encuentre.

La enfermedad se transmite más fácilmente en los primeros meses posteriores a la infección, pero muchos casos no saben que están infectados hasta las fases más avanzadas. En las primeras semanas posteriores al contagio, algunos casos no manifiestan ningún síntoma, mientras que otros presentan un síndrome gripal con:

  • fiebre,
  • dolor de cabeza,
  • erupción cutánea,
  • dolor de garganta.

A medida que la infección debilita progresivamente el sistema inmunitario, pueden aparecer otros signos y síntomas:

  • inflamación de los ganglios linfáticos,
  • pérdida de peso,
  • fiebre,
  • diarrea,
  • tos.

En ausencia de tratamiento pueden aparecer enfermedades graves:

  • tuberculosis,
  • meningitis por criptococos
  • infecciones bacterianas graves,
  • cánceres como los linfomas o el sarcoma de Kaposi.

El VIH hace que empeoren otras infecciones, como la hepatitis B, la hepatitis C o la viruela símica.

Prevención

La enfermedad por VIH es prevenible.

Se puede reducir el riesgo de infección mediante:

  • el uso de preservativos masculinos o femeninos durante las relaciones sexuales;
  • la realización de pruebas de VIH y de otras infecciones de transmisión sexual;
  • la circuncisión quirúrgica masculina voluntaria;
  • el uso de los servicios de reducción de daños para los consumidores de drogas inyectables.

El médico también puede proponer la administración de medicamentos o el uso de dispositivos médicos que ayudan a prevenir el VIH, como:

  • antirretrovíricos (ARV), como profilaxis anterior a la exposición por vía oral y productos de acción prolongada;
  • anillos vaginales de dapivirina;
  • cabotegravir inyectable de acción prolongada.

Los ARV también se pueden utilizar para prevenir la transmisión del VIH de la madre al niño.

Quienes estén tomando TAR y no presenten virus en la sangre no contagiarán a sus parejas sexuales, por lo que la ampliación del acceso a las pruebas y al TAR es muy importante para prevenir esta infección.